Questo sito usa cookie per fornirti un'esperienza migliore. Proseguendo la navigazione accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra OK

Entrevista del Ministro Luigi Di Maio a La Vanguardia: "Si el coronavirus para Italia, se muere Europa"

Data:

08/03/2020


Entrevista del Ministro Luigi Di Maio a La Vanguardia:

Como ministro de Asuntos Exteriores italiano, Luigi Di Maio (Avellino, 1986) está concentrado en trasladar al extranjero que la situación italiana por el coronavirus, con más de 5.800 contagiados, está bajo control. El hasta no hace mucho líder del Movimiento 5 Estrellas (M5E) aborda en esta conversación con La Vanguardia el desafio sanitario, pero también la estabilidad del Gobierno y la profunda crisis que atraviesan los grillini.

¿Se puede decir todavía que Italia es un país seguro?

Absolutamente sí, porque somos el país que ha hecho más pruebas en toda Europa. Esto significa que tenemos un cuadro de datos que puede ser puesto a disposición de toda la UE para afrontar la emergencia. He visto que otros países están con números que teníamos nosotros hace una semana, pero con una progresión de contagios preocupante. No sabemos ni siquiera quién es el paciente cero, por lo que no es correcto decir que el contagio ha salido de Italia. Lo único que sé es que las zonas aisladas se limitan a decenas de miles de ciudadanos sobre 60 millones y los otros contagiados en el resto de Italia vienen de los focos en cuarentena. La situación es complicada pero está bajo control.

En España muchos casos han sido de personas que venían de Italia. ¿Se puede viajar a su país?

En las regiones indicadas como seguras sí, todas las del centro y el sur, y también las del noreste que no están golpeadas con focos. Estamos intentando limitar al máximo la proliferación del contagio con medidas drásticas como el cierre de las escuelas, que no deben alarmar, sino que dicen que hacemos lo máximo para evitar contagios.

Si la situación está bajo control, ¿por qué se ha llegado a una medida draconiana como esta?

Estamos en el estadio más avanzado del contagio en Europa, pero no excluyo que otros países deban tomar medidas similares. Cuando las tomen no diremos a nuestros ciudadanos que no vayan a allí. Podremos trasladar a todos los otros países europeos las prácticas que funcionan y las que no.

¿Han calculado cuál será el impacto económico?

Por el momento esto es imposible. Nosotros estábamos preocupados por el impacto económico incluso antes que llegase a Italia. Éramos conscientes de que esta crisis sería sistémica en un mundo globalizado y de mercados interconectados. La crisis no será italiana, será europea.

Con los 7.500 millones aprobados para el coronavirus debenpedir flexibilidad presupuestaria a Bruselas. El año pasado hubo una larga batalla con la Comisión.

La crisis será europea, y creo que nuncacomo en este momento la flexibilidad debe ser europea. No creo que haya batallas, porque las cláusulas del pacto de estabilidad prevén flexibilidad ligada a momentos de emergencia.

En un momento de emergencia hay quien en la oposición, como Matteo Salvini, está criticando las acciones del Ejecutivo.

Ante una emergencia hay quien hace polémica y quien trabaja. Yo prefiero trabajar. Salvini ha demostrado que está dispuesto a apuñalar a su país para tener un titular. Esto se comenta solo. Responderemos con fuerza a todos quienes quieran dañar la imagen de Italia, también lo estamos haciendo en el extranjero, porque hemos avisado que reaccionaremos a cualquier discriminación. Lo que quiero decir es que Europa no debe unir sólo fuerzas sobre la flexibilidad presupuestaria, sino poner las mejores mentes de los estados para trabajar contra el coronavirus, para hacer las pruebas con más velocidad y también estudiar un futura vacuna. Si el coronavirus para Italia, se muere Europa.

En la coalición de Gobierno se han dado una tregua para afrontar unidos esta crisis, pero hasta hace poco veíamos mucha tensión entre el M5E y el partido de Matteo Renzi. ¿Después de la emergencia volverán a pelearse?

Esta emergencia nos ha demostrado cuáles son las cosas importantes. Deberían entenderlo quienes, en este momento, en la oposición no se comportan como verdaderos patriotas. Aquí hay héroes que son nuestros médicos, enfermeros, nuestro personal militar que está trabajando día y noche, estamos trabajando al máximo como sistema y el Gobierno saldrá reforzado. Los italianos no quieren escuchar diatribas políticas.

¿Puede garantizar que el Gobierno terminará la legislatura?

Puedo garantizarle que trabajaremos día y noche para derrotar a este virus y relanzar la economía italiana. Después vienen todas las cuestiones políticas internas.

Usted dimitió hace poco como lider político del M5E. Una vez llegaron al poder el partido ha perdido muchísimos votos, tanto en las europeas, en las regionales como en los sondeos nacionales.

Cuando llegamos al Gobierno nos concentramos en realizar el programa electoral. Serán los ciudadanos quienes decidan al final del mandato si hemos trabajado bien. Cuando salgamos de esta fase es obvio que el M5E necesita reflexionar para relanzarse desde el punto de vista del liderazgo y de la idea de país de los próximos diez anos. Estábamos organizando un congreso pero obviamente queda en segundo plano.

¿Ha desaparecido ése espacio que se creó tras la crisis fuera del bipolarismo entre derecha e izquierda, y que ustedes ocuparon?

El bipolarismo en toda Europa hace anos que no existe. Creo que lo demuestra que España tenga su primer Gobierno de coalición.

Este segundo Gobierno de Conte ha subrayado su compromiso europeísta, pero no hace mucho tiempo el M5E pedía un referéndum sobre el euro. ¿Podemos estar seguros de que el M5E no volverá al euroescepticismo?

La cuestión del referéndum se terminó antes de las elecciones del 2018. Fui yo mismo como candidato a primer ministro en decir que ya no era el tiempo de salir del euro y de ser euroescépticos. Nunca hemos estado contra la UE en el sentido de un Italexit. En el gobierno anterior de Conte (con la Liga) fuimos siempre la fuerza política que estaba inclinada hacia un diálogo con la UE y no a destruirla.


Luogo:

Roma

Testata:

La Vanguardia - 08.03.2020

Autore:

Anna Buj

933