Questo sito usa cookie per fornirti un'esperienza migliore. Proseguendo la navigazione accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra OK

La despedida del Embajador Sannino: 4 años maravillosos, echaré mucho de menos España

Data:

09/04/2020


La despedida del Embajador Sannino: 4 años maravillosos, echaré mucho de menos España

Ha llegado el momento de despedirme y dar las gracias.

Han pasado 4 años desde que llegué, el 21 de marzo del 2016.

Me voy en un momento muy difícil, tanto para España como para Italia. Un momento muy triste. Estos últimos dos meses han sido extremadamente duros para todos. El virus se ha llevado por delante miles de vidas humanas. A todas y a todos los que están sufriendo y luchando en este momento les transmito mi más sincero cariño.

En unos días empezaré a trabajar en Bruselas, intentando aportar mi granito de arena al proyecto europeo. Un proyecto que también está sufriendo mucho en estos últimos tiempos y que, sin embargo, sigue siendo fundamental para nuestras sociedades: mejorable pero fundamental. El espacio europeo es nuestro espacio natural. Y en este espacio, Italia y España juntas pueden jugar un papel muy importante para determinar la dirección que la Unión Europea tomará en el futuro. En este esfuerzo nos ayuda un patrimonio de relaciones entre nuestras sociedades que es absolutamente inestimable. Por cualquier lado se mire - economía, cultura, universidad, arte, diseño, moda, gastronomía - las conexiones entre italianos y españoles son increíbles.

Por parte mía, a lo largo de estos años, he intentado alimentar este patrimonio, con proyectos que pudiesen generar nuevos lazos entre España e Italia. Cooperación ha sido la palabra clave: lo que España e Italia pueden hacer juntas. Y lo hemos realizado, junto a todos los compañeros de la Embajada, mirando sobre todo a los jóvenes, a los que representan el presente y el futuro de nuestros dos países. Pero hemos mirado también más allá, a toda la sociedad en su conjunto: una sociedad abierta, diversa, representativa de la complejidad que caracteriza nuestros tiempos.

Lo he dicho antes: llegué a España el 21 de marzo del 2016, el día después del trágico accidente de Freginals que acabó con la vida de 13 chicas, estudiantes Erasmus, de las cuales 7 eran italianas. Por distintas razones, desafortunadamente, el juicio que debería aclarar las responsabilidades del accidente sigue pendiente. Espero que pueda terminar pronto. Mi último pensamiento, como Embajador de Italia en España, va ante todo a las familias de las 7 chicas que fallecieron tan dramáticamente.

Han sido 4 años muy intensos. Y todo lo que hemos logrado hubiese sido imposible sin mis compañeros y compañeras de trabajo. Y no pienso solamente en la Embajada, en el Consulado General de Barcelona y en la red consular, sino también en las instituciones y asociaciones que forman parte del Sistema Italia en España. Sin vuestro apoyo, dedicación, compromiso, entusiasmo, inteligencia, sensibilidad, nada hubiera podido materializarse. Gracias a todas y a todos.

También quiero dar las gracias a las empresas y a las fundaciones, italianas y españolas, que nos han apoyado en nuestras actividades. Y gracias a las amigas y amigos - arquitectos, cocineros, artistas, músicos, operadores culturales, periodistas, laboratorios de fabricación digital – que nunca nos han fallado.

Gracias a las Regiones italianas, a las Comunidades Autónomas españolas y a los Ayuntamientos de Italia y de España.

Gracias al pequeño pero fantástico equipo de la residencia. Han aguantado un ritmo de trabajo abrumador.

Un agradecimiento muy especial al colectivo LGTBI y, en particular, al colectivo transexual: con vosotras y vosotros he aprendido con profundidad el valor de la dignidad y del respeto.

Gracias a todos mis amigos, antiguos y nuevos. Gracias por haberme acogido como uno más. Con cada uno de vosotros he podido conocer más profundamente este maravilloso país que es España: su historia, su cultura, sus tradiciones, su sociedad. Y también sus restaurantes, sus terrazas, sus bares. Gracias a vosotros he descubierto rincones maravillosos: de Peratallada a Sanlúcar de Barrameda, de Numancia a Cudillero, del Rocío a Los Llanos de Aridane.

Gracias a mis familias adoptivas: de Madrid, de Barcelona y de Sevilla. Sois un encanto.

Gracias a mi familia política que me ha acompañado con entusiasmo increíble a lo largo de estos 4 años.

Gracias a mi padre, que se ha enamorado de España.

Y gracias a mi marido, Santiago, que ha tenido la constancia de tomarse un avión cada fin de semana, sin faltar. Y siempre con una sonrisa.

Gracias España. Un abrazo enorme y lleno de cariño. De todo corazón, os echaré mucho de menos.


Autore:

Stefano Sannino

943