Questo sito usa cookie per fornirti un'esperienza migliore. Proseguendo la navigazione accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra OK

Mensaje del Embajador Guariglia con motivo del 75º aniversario de la Fiesta Nacional de la República Italiana

Data:

02/06/2021


Mensaje del Embajador Guariglia con motivo del 75º aniversario de la Fiesta Nacional de la República Italiana

Queridas amigas y amigos italianos, queridas amigas y amigos españoles y andorranos,

el año pasado me dirigía a vosotros el 2 de junio, Fiesta de la República, en una fase todavía muy crítica de la pandemia. Había llegado a España desde hacía sólo tres semanas y en seguida constaté una general y viva esperanza de que la situación general pudiese cambiar rápidamente.

Desde entonces, ha transcurrido un año, y la situación está todavía en evolución: con el avance de la campaña de vacunación, empezamos a ver con claridad la luz al final del túnel y, sin embargo, tenemos que estar muy atentos porque el virus todavía no ha sido derrotado. Todos querríamos volver al estilo de vida anterior, de plena libertad, pero tenemos que seguir necesariamente un acercamiento gradual.

Me hubiera gustado organizar una hermosa Fiesta Nacional, junto con la tradicional fiesta madrileña de “Passione Italia”, pero desafortunadamente, las circunstancias todavía no nos lo permiten, también y sobre todo en el respeto de las víctimas, tan numerosas que ha habido en España y en Italia, y del sufrimiento de sus familias, a las cuales va mi deferente y conmovido pensamiento.

Aplazamos pues esta cita, tal como lo hicimos el año pasado. Sin embargo, os puedo confesar que estoy impaciente por tener la ocasión – creedme – de poderos abrazar y encontrar en persona.

Dicho esto, os invito a escuchar las palabras que pronunció nuestro Jefe de Estado, Sergio Mattarella, en ocasión de la 75ª Fiesta Nacional de la República Italiana del 2 de junio: nos invitan, a todos nosotros, los italianos, a reflexionar profundamente.

Permitidme entonces añadir unas palabras más, de cara al año tan especial que hemos pasado. No hemos podido trabajar en eventos sociales, por razones obvias, pero nos hemos centrado en el relanzamiento tan decidido como necesario de las relaciones bilaterales ítalo-españolas. Os habréis dado cuenta de que desde la mitad del año pasado se han logrado resultados en absoluto fáciles hasta hace poco: para recordar algunos, el julio pasado recibimos la visita del entonces Presidente del Consejo Italiano en Madrid; en septiembre el Presidente del Gobierno español fue a Roma, donde fue recibido por su homólogo: juntos, inauguraron los trabajos del Foro de Diálogo Bilateral. Varios han sido los encuentros en presencia entre los Ministros de ambos Países, empezando por los dos Ministros de Exteriores. Por último, fue posible celebrar en noviembre, en Palma de Mallorca, la Cumbre Bilateral (la cual no se celebraba desde hace 7 años), con la presencia de los dos Primeros Ministros y 10 ministros por cada parte: un resultado verdaderamente importante por el relanzamiento de las relaciones bilaterales, teniendo en cuenta el periodo en el que tuvo lugar. Se logró un importante y rico documento operativo, el cual está actualmente en curso de actuación y que trata los ámbitos fundamentales de la relación entre los dos Países, incluidos los Planes de Recuperación para las importantes consecuencias – que nos han golpeado a todos – causadas por la crisis sanitaria.

Por fin, Italia y España – que juntas cuentan con más del 25% de toda la población europea – trabajan juntas con convicción, en la defensa de los intereses comunes (considerando también los retos compartidos a los cuales nos enfrentamos en el Mediterráneo, en África, en relación a las dinámicas migratorias, etc.) en beneficio de sus ciudadanos y sobretodo de Europa entera. No puedo no dar las gracias en esta sede a todos los representantes del Gobierno y de las Administraciones españolas que nos han ayudado, con su gran disponibilidad y apertura, a alcanzar estos importantes y relevantes objetivos.

Esta tendencia obviamente tiene que continuar. En el periodo más reciente, con el nuevo Gobierno italiano, se han multiplicado los contactos entre los Ministros y hemos podido establecer una gran variedad de acciones que se conocerán en las próximas semanas: la idea es la de continuar a reforzar y desarrollar la relación ítalo-española, que es tan importante no sólo dentro del marco común mediterráneo, sino también, como he subrayado antes, dentro del marco europeo.

También seguiremos dedicando la máxima atención a nuestras colectividades, con innovaciones y modernizaciones en el ámbito consular. Con el fin de asegurar el mejor servicio posible para nuestros ciudadanos, estamos a punto de estrenar nuestra nueva sede del Consulado General en Barcelona y abrir una Agencia Consular en Tenerife. Juntos con los Institutos de Cultura, seguiremos dedicándonos a la promoción de nuestra extraordinaria cultura (os habréis fijado, por ejemplo, en el rico programa que hemos preparado para conmemorar el 700 aniversario de la muerte de Dante), no sólo en Madrid y Barcelona, sino en las distintas realidades que caracterizan a España: quienes viven en las diferentes Comunidades Autónomas habrán podido ver este aumento de actividades, que yo personalmente siento muy necesario.

A este respecto, he trabajado para visitar las distintas realidades de este maravilloso y variado País, para encontrarme con las Autoridades locales y para intentar promover nuevas e innovadoras formas de colaboración en loco, gracias también a la valiosa asistencia de nuestra red consular honoraria: espero poder seguir encontrando - cuando sea posible – a los representantes de nuestras maravillosas comunidades italianas en España. Y sin olvidar a Andorra, donde también he podido realizar dos misiones.

¡Queridas amigas y amigos italianos, queridas amigas y amigos españoles y andorranos de Italia, permitidme que me despida dando las gracias por todo lo que hacéis, y al mismo tiempo con el deseo de un reencuentro en breve! Permitidme también agradecer a todo el personal de la Embajada en Madrid y del Consulado General de Barcelona, que ha demostrado un extraordinario espíritu de servicio y máxima profesionalidad en un periodo tan difícil para todos nosotros, también en el ámbito personal.

Os invito a escuchar el Himno Nacional, realizado por la Orquestra Cherubini y el Coro del Teatro Municipal de Piacenza dirigida por Riccardo Muti, y el video “Ricominciamo dal futuro” (Recomencemos desde el futuro) con las músicas de Ennio Morricone, realizados especialmente para la Fiesta Nacional de hoy. ¡Os deseo un feliz y sereno 2 de junio!

¡Viva la Fiesta Nacional italiana, viva Italia, viva España y viva Andorra!

(Actualizado el 3 de junio de 2021)


Luogo:

Madrid

Autore:

Riccardo Guariglia, Embajador de Italia en España y Andorra

1095